Cada barco fabrica su arcoíris

29 03 1986

El Viejo Canal de las Bahamas usa un azul entre hondo y transparente, un azul con resabios de playa, de arena mojada. Una pradera de olas donde las nubes no quieren hoy pastar. Quizás por desconfianza hacia nosotros, que nos escurrimos, a dieciocho nudos, en ese mínimo espacio entre el cielo y las aguas. La proa afeita el lomo de las olas. Después el viento, cómplice, esparce aureolas de goticas finísimas donde el Sol se fragmenta en siete puñados de color. Cada barco fabrica su arcoiris, lo lleva siempre por delante, no puede navegar sin él. Y quién sabe si asustados por este pez enorme donde viajan los hombres, o contagiados por la fiesta de los colores, la confabulación del Sol y el agua, los peces voladores se ciernen en bandadas sobre montañas de espuma. Y allá, contra el cordel del horizonte, salta el castero: un puñal de plata que acuchilla el costado del mar, por donde se desangran mis recuerdos.

“Cada barco fabrica su arcoiris”; en: Somos Jóvenes, nº 77, La Habana, marzo, 1986.


Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: