Segundas partes

8 09 2013

Si a los delincuentes más canallas se les concede una segunda oportunidad, eso que llaman reinserción, un blog no merece menos. Por lo general, su peor delito es la bobería. De modo que Habaneceres, olvidado desde hace un par de años por razones no ajenas a mi voluntad, disfrutará de una segunda oportunidad sobre la tierra virtual.

Los invito a este viaje, que comienza en Roncesvalles, desde donde escribo en una tablet con bastantes reticencias a los acentos y las tildes, pero era el artilugio menos pesado para escribir on line, considerando que deberé cargarlo durante los próximos 750 kilómetros, los que separan a este lugar, en la cara oeste de los Pirineos, junto a la frontera francesa, de Santiago de Compostela, a donde debo llegar dentro de un mes empleando el más antiguo medio de locomoción: un pie después del otro.

¿Por qué decide alguien emplear un mes de su vida en transitar la más antigua ruta de peregrinación de Occidente, sobre todo si es ateo y consciente de que, entre una multitud de fieles, si el Apóstol llegase a distinguirlo no sería para bien? Es la pregunta que intentaré responder durante el próximo mes.

Los invito a acompañarme.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: