Corrupciones

22 06 2001

Tras casi medio siglo de socialismo, Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular en Cuba, declaró que la corrupción es un mal inherente al sistema capitalista, pero ajeno al socialismo. Sin llegar a culpar al Imperialismo, llamó a combatirlo, dado “el vínculo existente entre la batalla de ideas y la lucha contra las indisciplinas sociales en todas sus expresiones”. Siendo “indisciplina social” un término donde lo mismo cabe la salida ilegal, el saqueo a Liborio o la compra de malanga en bolsa negra. Casi al mismo tiempo, Carlos Lage, en una reunión con directores de empresas, afirmaba que “sin el apoyo de las masas no podemos combatir a los corruptos”. Exhortación de la que se deduce que ese apoyo no abunda. ¿Es sólo una malévola deducción mía o una realidad? No es tan difícil averiguarlo.

Ante todo, ¿cuál es el panorama de la Cuba actual que se desprende de la propia prensa de la Isla?

A la batalla contra las viviendas ilegales o paralegales que se está librando desde hace un tiempo —no construyendo casas, sino mediante medidas policiales—, ha seguido una redada contra decenas de administradores, acusados de apropiación ilícita, robo a portafolio armado, y el consiguiente lujo (o lujillo), que abofetea en ambas mejillas la miseria del cubano raso.

Mejillas ya maltrechas por el maltrato cotidiano en los comercios —en dólares o pesos, indistintamente—, que “linda a veces con la humillación” como nos cuenta la prensa cubana, hasta el punto de que Trabajadores llama “pesadilla cotidiana” a la compra de cualquier producto en la red comercial. Y Tribuna de La Habana cita las tribulaciones de una pobre mujer que dedicó tres meses y 529 dólares (cuatro años y medio de salario) a comprar un refrigerador defectuoso.

Un país donde los “buzos” escarban con fervor en los basureros para rapiñar restos servibles, con los que paliar los estragos de un Período Especial que ya parece Período Regular. Otros tienen más suerte, y son contratados por algunas empresas supuestamente “independientes”, patrocinadas por el Estado cubano, para servir como camareros a bordo de cruceros, ferris y yates de lujo, personal que hoy “navega en 16 cruceros en todas las latitudes” (según Granma); como médicos en África y América Latina, etc., recibiendo, de los mil dólares mensuales que a cambio de su trabajo pagan al gobierno cubano las empresas extranjeras,2 dólares diarios y una propina en moneda nacional —según refiere a El Nuevo Herald una fuente cercana a estas empresas—,. Y todos tan felices: el cubano con 60 dólares al mes, el gobierno con 940, y el empresario extranjero que se ahorra un buen dinero, al contratar a precio de ganga un semiesclavo altamente capacitado.

Por eso no resulta raro que los índices de alcoholismo hayan crecido estrepitosamente, tal como reconoce el diario Juventud Rebelde. No se trata de un mero rasgo de nuestra idiosincrasia o de una herencia familiar. Es el reflejo puro y duro de una juventud sin esperanzas que se debate entre la corrupción, la resignación y el exilio. Según Dionisio Zaldívar, decano de la Facultad de Sicología de la Universidad de La Habana, el alcohol es un “sustituto” que intenta “llenar su vacío existencial o material”.

Como tampoco resulta raro que el gobierno cubano haya decidido hacer un inventario de “conductas impropias”. Para ello el Buró Político ha creado las “Comisiones de Fidelidad”, encabezadas por miembros del Grupo de Apoyo de Fidel Castro, y cuya función primera es orientar a los CDR la relación pormenorizada de ilegalidades, cuadra a cuadra: arrendatarios que no pagan impuestos, cuentapropistas por la libre, vendedores ambulantes, empresarios del durofrío y ejecutivos de la carpintería y la plomería que operan sin licencias. Engendros del capitalismo naciente que seguramente son los causantes de todos los males de la República.

Dado que la corrupción y la ilegalidad son consustanciales al capitalismo, pero ajenas al socialismo, se sospecha que estos administradores que suministran más de lo que administran, las peluqueras ilícitas y los buhoneros de la bolsa negra, son importados, o cuando menos un derivado ideológico de la globalización.

Lo cierto es que la historia de Cuba es reacia a corroborar las palabras de Alarcón. Tras una dictadura corrupta, el primer acto de los guerrilleros en el poder fue instalarse en las mansiones que iba desalojando la burguesía criolla y hacer ondear las barbas al viento en Cadillacs convertibles último modelo. La era del igualitarismo ocultó, bajo la homogeneidad discreta de los uniformes, el lujo de puertas adentro y del Morro hacia afuera. Los 70 y los 80 presenciaron las mil y una corrupciones que Fidel Castro “descubrió” durante el llamado Proceso de Rectificación, y en los escándalos de drogas, dólares, marfil y diamantes que cerraron con broche de oro la década. Los 90 han sido los años del sálvense quien pueda. Los más pobres bucean en la basura. Y los de siempre se apresuran a reciclar sus currículos ideológicos hacia la libre empresa, al amparo gubernamental; exportando con frecuencia a sus hijos hacia países donde aprenderán las malas artes del capitalismo, y servirán de cápsula de emergencia en caso de que empeore el panorama insular. El legado de los burgueses nacionales ya fue repartido. Ahora tienden la mano, ávidos, hacia los burgueses foráneos. En el Serengueti, hay mucha fauna parecida que vive de los despojos. Un tipo de corrupción que no es, por supuesto, privilegio de Cuba. Gobiernos corruptos sobran en este mundo.

Lo más lamentable de nuestro caso es la corrupción masiva. La corrupción de quien simula una adhesión política para estudiar en una universidad, obtener un puesto digno de trabajo o los mínimos bienes que su sola probidad profesional jamás le otorgaría. La corrupción de quienes suplantaron el trabajo con el discurso, y han hecho de la genuflexión una exitosa carrera. La corrupción del periodista obligado a hacer silencio; del ingeniero condenado a ejecutar sin objeciones la obra imposible que ayer se le ocurrió al Ingeniero en Jefe; del sociólogo al que sólo se le concede libertad para comentar los conflictos tribales en Burundi. La corrupción del trabajo como única fuente de bienestar, porque si una lección ha quedado clara en 40 años, es que en Cuba “el que no trabaja, sí come, y come bien”. El que trabaja, en cambio, suele pasarlas negras; salvo que se arrime a la moneda enemiga que tantos amigos suscita. Y la peor de todas: la continua corrupción de la vida cotidiana. El chanchullo y el trapicheo, la bolsa negra, el saqueo a Liborio, el trabajito tapiñao por cuenta propia, el engome y la envolvencia, la resolvedera y el bisne: en caso de naufragio todo vale para no ahogarse. Puede decirse categóricamente que si un cubano, uno solo, se hubiese empecinado en no quebrantar la ley durante estos 40 años, ya sería cadáver. Cualquier dietista del mundo confirmará que nadie sobrevive a 40 años de monogamia con la libreta de (des)abastecimientos. Ni a los diez últimos. De modo que la existencia del pueblo cubano, vivito y coleando, es la mejor prueba de que la corrupción es el legado por excelencia de estos 40 años, nuestro modus vivendi. Y el entramado de transacciones ilegales es tan vasto que quien compra carne en bolsa negra, no denunciará al que vende aceite robado de la shopping, porque la carne hervida pierde su gracia.

Claro que la corrupción tiene una enorme utilidad política. Un ministro puede ser devoto y corrupto. Tan pronto flaquea su fe, o pretende un sitio en el Olimpo que no le corresponde, sus corruptelas se “descubren”. Un disidente puede ser encarcelado por comprar leche en bolsa negra. Y el albañil que denuncie la mansión que el administrador le hizo a su amante, será pulverizado por robarse dos palos con qué apuntalar la barbacoa. La mayor perversión del sistema es que te obliga a corromperte para sobrevivir y deja en suspenso la condena mientras des muestras de “buena conducta”. Todo superviviente es chantajeable. El mayor acto de disidencia es estar muerto.

Seguramente Lage tiene razón, y “sin el apoyo de las masas no podemos combatir a los corruptos”. Pero antes debería solicitar el apoyo del gobierno.

 

“Corrupciones”; en: Cubaencuentro, Madrid, 22 de junio, 2001 http://www.cubaencuentro.com/encuba/2001/06/22/2801.html.

 


Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: