Agrotecnia

1 01 2008

Consultada la declinación solar y el curso de los astros, el campesino decidió que ya era hora de sembrar. Caminó hasta sus campos con el morral de semillas y las echó a voleo a diestra y siniestra. Una parte de la semilla cayó junto al camino. Fue pisoteada por los transeúntes, y los gorriones, que entonces como ahora andaban a la que se cayó, se la comieron. Otra parte vino a parar en los pedregales que componían una buena extensión de su hacienda y nacieron, unas sí, otras no. Pero las que sí, apenas hubo avanzado algo la estación, murieron; porque carecían de raíces con que hacer frente a los vientos plataneros de octubre. La tercera parte trató de sobrevivir en parcelas infectadas de malas hierbas. Cosa bastante imposible para una planta buena, noble y desinteresada. De modo que las ahogaron. Por último, una ínfima parte, que al cabo apenas si le alcanzó para no morirse de hambre, prosperó en tierras buenas y mullidas, colindantes con la zanja donde abrevaban por igual sembrados y matorrales.

Sumido en la desolación estaba el campesino, cuando un profeta que acertó a pasar por allí le aseguró que « La simiente es la palabra de Dios».

«Y los de junto al camino, éstos son los que oyen;

y luego viene el diablo, y quita la palabra de su

corazón, porque no crean y se salven.

«Y los de sobre la piedra, son los que habiendo

oído, reciben la palabra con gozo; mas éstos no

tienen raíces; que a tiempo creen, y en el tiempo

de la tentación se apartan.

«Y la que cayó entre las espinas, éstos son los que

oyeron; mas yéndose, son ahogados de los cuidados y

de las riquezas y de los pasatiempos de la vida, y

no llevan fruto.

«Mas la que en buena tierra, éstos son los que con

corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y

llevan fruto en paciencia» (Lc. 8: 11‑15)

Quedó el labrador pensativo. No hacía más que fumar y mecerse en su comadrita a la puerta de la casa. Sus hijos llegaron a cuchichear que la mala cosecha lo había enloquecido. Pero él estaba trabajando con una dedicación sin precedentes.

Mucho antes de abrir la próxima estación, se puso a la tarea: Canalizó las aguas, de modo que regaran equitativamente la finca entera, limpió los pedregales y removió la tierra, añadió cientos de canastas de humus traído a lomos de burro desde las tierras bajas, desyerbó a fondo y roturó hasta la profundidad indicada en los manuales de agrotecnia intuitiva. Cuando plantó el último espantapájaros, supo que todo estaba listo.

Consultada la declinación solar y el curso de los astros, el campesino decidió que ya era hora de sembrar. Caminó hasta sus campos con el morral de semillas y la seguridad de que no hay tierra baldía sino mal cultivada.

 

“Agrotecnia”; en: Habaneceres, 01/01/2008

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: