La corrida del balsero

8 07 2002

A la tradicional corrida del pargo, que han aprovechado los pescadores cubanos desde tiempos memoriales, se ha sumado en los últimos cuarenta y tantos años la corrida del balsero, evento de periodicidad variable que tiene lugar en el Estrecho de la Florida. O en el Ancho de la Florida, que a bordo de una balsa rústica elaborada con cámaras de camión y astillas de madera (por aquello de los astilleros), debe parecer más ancho que el Océano Pacífico.

Si el ciclo del pargo responde a impulsos reproductivos, y los ciclos de la Luna a la mecánica celeste, la periodicidad de los balseros es sumamente compleja, al estar determinada por la superposición de diferentes ciclos y algún que otro circo. Además de la periodicidad estacional, que determina máxima afluencia en el verano, y mínimos en épocas de nortes y ciclones; existe una periodicidad nutricional. Mientras más difíciles los féferes en la Ínsula, más balseros corren por el estrecho. Los 60, los 70, y especialmente los 90, han sido épocas de auge

Los ciclos (¿o circos?) políticos, por su parte, son los que marcan las hemorragias masivas de cubanos hacia el Estrecho. Camarioca, Mariel, el maleconazo del 94.Cumplen perfectamente su función como válvula de escape que, según el Manual para la Conservación del Poder Perpetuo, debe abrirse a discreción siempre que la presión del descontento supere los máximos recomendables. Dado que el Operario en Jefe de la válvula es ducho en convertir “el revés en victoria”, cada uno de estos eventos ha tenido utilidades colaterales. Camarioca aportó grandes beneficios inmobiliarios, Mariel limpió las cárceles, y el 94 abortó las primeras revueltas callejeras de “nuestra era” que amenazaban con convertirse en motín urbano. Han sido además un vehículo ideal para la exportación de espías. Y en todos los casos, la mayor utilidad ha sido convertir la disidencia efectiva o potencial, en huida, creando de paso un conflicto migratorio al “enemigo”.

En esencia, estas “agresiones migratorias” demuestran el desinterés, cuando no el desprecio de las autoridades cubanas por el destino de sus ciudadanos. Aducen que Estados Unidos alienta el éxodo ilegal, y limita la emigración legal. Algo parcialmente cierto, en la medida que la ley de ajuste cubano —legislaciones similares benefician a ciertos ciudadanos nicaragüenses, haitianos, y de la antigua Unión Soviética, Vietnam, Laos y Cambodia, estos últimos gracias a la “Enmienda Lautenberg” de 1989— ofrece a los cubanos una ventaja adicional. Y parcialmente falso, dado que, considerando la política del gobierno norteamericano hacia el régimen imperante en la Isla, le sería más conveniente que ese disidente potencial se convirtiera en disidente real, y no en exiliado.

En sus continuas acusaciones a Estados Unidos como promotor del cementerio marino que es el Estrecho de la Florida, La Habana olvida dos elementos clave: Primero: Si los cubanos fueran felices y prósperos en su tierra, no emigrarían. Y segundo: un gobierno se debe a sus ciudadanos, no a los de otro país. De modo que sumir a los cubanos en una miseria sin esperanzas de redención, que invita al éxodo, y usar los balseros como moneda política, es responsabilidad exclusiva del gobierno cubano. Claro que para las autoridades de La Habana, el ciudadano sólo existe en tanto que súbdito obediente.

Ahora se rumorea una nueva corrida del balsero, tras la amenaza del señor Fidel Castro, el 26 de junio, de eliminar la Oficina de Intereses y torpedear los acuerdos migratorios firmados entre La Habana y Estados Unidos en 1994-95. Un persistente murmullo que recorre la Isla anuncia para la primera quincena de julio un éxodo masivo, e incluso que Estados Unidos colocará embarcaciones en el Estrecho para acoger a los prófugos. Tanto las autoridades norteamericanas como las de la Isla han negado que una reedición del Mariel se aproxime.

El comunicado emitido en la Isla anuncia textualmente: “Cualquier embarcación procedente del exterior que penetre ilegalmente en nuestras aguas territoriales y sea interceptada, será confiscada y sus tripulantes juzgados como traficantes de personas con todo el rigor de la ley. Nadie será autorizado a salir ilegalmente del país”.

Por su parte, Richard Boucher, portavoz del Departamento de Estado, en referencia a las amenazas del mandatario cubano, afirmó que “Anular esos acuerdos, o promover movimientos migratorios al margen de acuerdos que están salvando vidas, sería irresponsable y un mal servicio al pueblo cubano”.

En su habitual retórica, La Habana lo tilda de “vulgares provocaciones de la mafia terrorista de Miami. Nadie debe dejarse engañar”. El exilio lo considera una maniobra del propio Castro, y José Basulto, presidente de Hermanos al Rescate, anunció en conferencia de prensa en el aeropuerto de Opa-locka, la suspensión de sus vuelos para no hacerse cómplice de una operación que puede saldarse con una atroz lista de víctimas.

De cualquier modo, los astilleros clandestinos de la Isla trabajan a marchas forzadas, el precio de las cámaras de camión ha crecido estrepitosamente en el mercado negro, y ya se han producido los primeros incidentes en el malecón habanero entre quienes oteaban el horizonte en busca de su oportunidad y los paramilitares del Contingente Blas Roca.

¿A quién beneficiaría una avalancha migratoria?, es lo que cabría preguntarse. Vistos el conflicto político al que se vio abocado Carter en 1980 con la llegada de 125.000 cubanos, las drásticas medidas que se vio obligado a tomar Clinton en 1994, y el costo político en ambas ocasiones, queda claro que Bush Junior no digerirá una operación de este tipo. Menos aún en la actual coyuntura internacional tras los atentados del 11 de septiembre.

La Habana, por su parte, acaba de declarar el socialismo perpetuo. Es decir, la miseria perpetua, la falta perpetua de expectativas. Bastaría eso para que muchos cubanos razonaran que “si esto es perpetuo, mejor no me perpetúo yo en la Isla. Voy echando”. Por si fuera poco, en un país donde la mitad de la población sobrevive gracias a las remesas del exilio, FC amenaza con el cierre de la Oficina de Intereses, de modo que la abuela no pueda viajar a Miami y el flujo de dólares se haga más precario. En esas circunstancias, es natural un aumento del descontento, y la eventual apertura de la válvula de escape. Claro que el mandatario cubano también sabe que del otro lado no admitirán un nuevo Mariel, pero su sola invocación puede reportarle algunos réditos: hacer más fluida la emigración legal, por ejemplo, y que la válvula sangre convenientemente y sin traumas la disidencia potencial. Alguna concesión sotto voce en los términos de embargo, envío de remesas, y eventual afluencia de turistas; permitiendo, sin necesidad de hacer nuevas concesiones al mercado, que la precariedad de la vida en la Isla no exceda los límites de lo soportable.

De todo esto se desprende un contrasentido, una evidencia de que ni el propio gobierno cubano cree en su retórica, o en sus demostraciones numéricas de unanimidad. Justo cuando más de ocho millones de cubanos acaban de apostar por el socialismo a perpetuidad, y apenas 51.000 se negaron a sancionarlo con su firma; el gobierno admite en su comunicado la posibilidad de un éxodo masivo del paraíso libremente elegido por los ciudadanos. Saben que muchos de los que ayer firmaron con la pluma su condena, estarán dispuestos a firmar mañana con el remo su propia redención.

En caso de que, por desgracia, una nueva corrida del balsero se produzca, ya intentará el gobierno de que la cifra no supere los 51.000 prófugos, de modo que el descuadre entre lo que firma el miedo y lo que afirma la supervivencia, no se haga evidente.

 

“La corrida del balsero”; en: Cubaencuentro, Madrid, 8 de julio, 2002. http://arch.cubaencuentro.com/sociedad/2002/07/08/8831.html.

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: